@PanamericanaEdi
Autor : JOTA MARIO VALENCIA

La obra más ambiciosa del periodista y presentador Con esta Enciclopedia de los datos inútiles, los lectores se podrán dar un banquete de conocimiento que descrestaría a cualquiera. Diría que se trata de una obra para aquellos que no tragan entero. El lector ideal es, sin ninguna duda, cualquier persona que tenga un poco de curiosidad sobre el mundo que le rodea. Se lee fácil, se puede abrir en cualquier página y dejarse sorprender, se podría seguir en la investigación y se puede compartir para descrestar y discutir con los demás. Realmente, los datos no son tan inútiles.

Con mucha disciplina he venido seleccionando e investigando todos estos datos por muchos años para mis programas de radio, y lo sigo haciendo. Reunirlos todos en uno o varios tomos era una gran ilusión que ahora se hace realidad. Toda la vida nos han dicho muchas mentiras sobre los más variado temas. No lo hacen de mala fe, sino porque así lo aprendieron. Con toda seguridad, quien nos dijo que La Paz era la capital de Bolivia, lo hizo sin saber que, desde siempre, la verdadera capital, con asiento en la Constitución de ese país, ha sido Sucre, y que La Paz es simplemente la sede del gobierno. Así mismo, hay quienes creen que Papá Noel es un invento para niños, que solo podemos entrar a la piscina una hora después de comer, que bizarro (en español) es algo de mal gusto, que el detector de mentiras funciona en realidad, o que el feng shui es buenísimo para atraer la buena suerte.

Los temas han sido seleccionados muy cuidadosamente para hacer de la lectura un pasatiempos muy agradable y entretenido. Aquí podemos encontrar muchas curiosidades como que la pasta es de origen árabe, que las galletas chinas de la fortuna son gringas y, ya que hablamos de gringos, que ellos son de Grecia. Aquí está la historia, entre otras, de los verdaderos inventores de la radio, el teléfono o la bombilla, que en ningún caso fueron los que nos enseñaron en la escuela. Descubrimos aquí que el famoso señor Nobel no era tan buena persona, que el cepillo de dientes se lo inventaron en una cárcel, que es mentira el tal efecto Mozart, tanto como la publicidad subliminal o el brazalete de cobre contra la artritis. Descubrimos en esta obra de dónde salió la “verdad de Perogrullo” o por qué se le dice poner los cuernos a una infidelidad. Sabremos también si la sal, la mantequilla, la vitamina C, la leche o las bebidas alcohólicas son tan buenas o tan malas como dicen por ahí. Mejor dicho: de todo.

Hay mucho material en remojo y venimos trabajando en él con gran empeño. Todo depende de los lectores y del entusiasmo que le pongan. ¿Qué tal una segunda entrega con misterios que aún estén por resolver, el inicio de las cosas que nos rodean, algunas sorpresas que encontramos en la Biblia, curiosidades sobre los animales, los grandes errores de la humanidad?… ¿Y una tercera entrega con un anecdotario de los famosos para saber si en verdad Juana la loca estaba desquiciada, cómo es que Platón repudiaba las relaciones sexuales, o que el papa Pío II escribió una famosísima novela erótica?… Aún hay mucha tela de donde cortar.