GANADORES EN COLOMBIA CANTA Y ENCANTA 2020

Muy emocionante fue el cierre del Primer Festival Virtual Colombia Canta y Encanta, en su edición número 18, que tuvo más de 75 mil reproducciones en Facebook Live y Youtube, y más de 3,500 personas conectadas a ‘la’ transmisión de la Gran Final este lunes 19 de julio.


La jornada, que comenzó a las 6 pm, contó con la presencia del jurado calificador, niños, niñas, familias, maestros miembros de la Fundación Colombia Canta y la estelaridad del grupo caucano Herencia de Timbiquí, el cual dejó en una divertida entrevista, el alma de sus anécdotas a manera de enseñanzas y motivación para los chicos que desean seguir la carrera musical.El Dueto y «La Mayor y la Menor», compuesto por las hermanas Sara Lucía y María Clara Saboya, en representación de Boyacá, fueron las ganadoras del Primer puesto en la Categoría Infantil, con una canción llamada Azul Azul, escrita por Óscar Hernández, ‘música’ de León Cardona García y arreglos de Daniel Saboya.

Mientras que en la Categoría Juvenil, el Primer puesto fue otorgado a Laura Sofía Aldana, jovencita del departamento del Valle con 15 años de edad, quien interpretó la canción Aires de mi Tierra, escrita por Gustavo Gómez Arcila, comparada instrumentalmente por los maestros Juan Carlos Sierra Viera y Jair López Sánchez. Esta es la tabla general de ganadores:Tres grandes de la música fueron los jurados calificadores y estos sus criteriosJurados Calificadores, en compañía de Sebastián y Silvia Puerta, dos de los anfitriones del XVIII Festival Colombia Canta y Encanta.Músicos, expertos, reconocidos internacionalmente, pedagogos y fuertemente involucrados con las músicas colombianas, son los comunes denominadores de los tres jurados que tuvieron la difícil tarea de elegir los tres ganadores en cada una de las categorías del Premio Talento Colombia, el certamen más esperado cada año por pequeños de todas las regiones del país. Ellos son: Charito Acuña, Mauricio Lozano y María Mulata. 

Los criterios principales que tuvieron para evaluar a los 12 participantes, seleccionados entre más de 90 inscritos, fueron: 
Afinación, Métricas, Vocalización, Interpretación, Puesta en escena y demostración de una habilidad adicional.

Los momentos en que ellos fueron evaluados se distribuyeron en los videos que tuvieron como participación, para los que recibieron clases de música y acompañamiento en la parte técnica, y en el segundo lugar, un encuentro en vivo en un solas con cada uno de los jurados .

De acuerdo con Diana Hernández o María Mulata, como experta en pedagogías populares desde las músicas colombianas, cara a cara con cada participante fue muy importante y definitivo, porque allí tuvo la oportunidad de evaluar en la expontaneidad del encuentro, el verdadero potencial de cada niño o niña y la correspondencia con lo presentado en el video.

Por su parte, Charito Acuña , en su carácter de música, ‘compositora’ de canciones infantiles y de navidad, así como maestra y directora de su propia escuela con propósito social, tuvo la misma apreciación, pudo detectar que, aunque fue virtual, no se perdió el amor, la pasión y la disciplina, además de la creatividad en su puesta en escena, lo que demuestra un enorme respeto por el certamen.

Finalmente, Mauricio Lozano , en su experiencia como director del grupo ganador de Grammy Latino, Clara Luna, les aconsejó no perder el brillo en los ojos, cantar con una voz de acuerdo con su edad y no imitar a nadie, sino estar en la búsqueda de su propio estilo.

En general se observó un grupo de niños y jóvenes artistas con buena técnica vocal, polifacético, multi-instrumentista y con muestras de querer ir un poco más allá, que es -finalmente- lo que busca el Festival.

Begner Vasquez y Enrique Riascos integrantes del grupo, contaron sus experiencias y respondieron preguntas de los niños en vivo.Tal vez uno de los momentos más emotivos fue el segmento que protagonizó el grupo caucano Herencia de Timbiquí.

Begner Vásquez y Enrique Riascos, dos de sus miembros, fueron los encargados de representar el grupo durante el Live, en el que contaron algunas de sus anécdotas desde su fundación con el concurso de cuatro amigos empíricos en varios instrumentos, hasta su consolidación como un grupo que hoy se manifiesta con un compromiso social y político de transformar a Colombia, a través de aportes a la comunidad en el Pacífico, más ahora en época de confinamiento obligatorio, y también por medio de su gestión cultural.

Entre sus más claras enseñanzas para los chicos del Festival, están la insistencia por conservar su identidad, la disciplina y la ilusión por ir siempre más allá, estar atentos a saber cuál es el siguiente paso.

Para ello, en ocasiones hay que hacer un gran sacrificio, como por ejemplo, dedicar tiempo a la práctica, pero también cuidar el cuerpo, la alimentación, las rutinas, tener un sano estilo de vida: “la voz es un instrumento delicado, y como es el más importante hay que cuidarlo mucho”, dijo Begner.ombia.



<

Visitas:145