Señal Colombia estrena Los juegos de la guerra, una miniserie de tres documentales que se filmó durante más de siete años en el Meta, Mesetas, La Reforma, San Martín, Guaviare, La Macarena, Tolima, Gaitania, Marquetalia, Bogotá, Páramo de Sumapaz, Selva del Catatumbo, El Cañón del Pato y La Habana (Cuba). 

‘Las siete puertas’, ‘La fotógrafa de mariposas’ y ‘El último campamento’ conforman la miniserie ‘Los juegos de la guerra’ que, a través del relato en primera persona, explora por qué algunos niños colombianos cambiaron sus juguetes por armas para enfrentar un conflicto que no era de ellos.

Luz Marina Giraldo, alias Yesenia; Sandra Ramírez y varios jóvenes y veteranos guerrilleros protagonizan esta serie documental que se emite por Señal Colombia, canal perteneciente a RTVC, el 4, 11 y 18 de junio a las 8:30 p.m.

Sobre la serie, coproducida por Señal Colombia y Asspa Comunicaciones, que se narra en primera persona, visibiliza otra cara del conflicto y ofrece razones para entender por qué niños colombianos enfrentaron una guerra que no era suya, el director William Ospina Ramírez dice: “Al acercarnos a la realidad de esa guerra descubrimos que la mayoría de los actores son de origen campesino y habían empezado desde muy niños, alrededor de 10, 11 a 16, 17 años. Vimos que esos niños siendo pobres, no jugaban con juguetes tradicionales, sino que cambiaron sus juguetes por armas, para jugar a la guerra, por eso la serie documental se llama ‘Los juegos de la guerra’”. Cuando en 2015, Ospina y su equipo de producción comenzaron a filmar el objetivo no era hacer un documental sobre la niñez perdida, sino internarse en la selva para conocer en persona a los actores del conflicto, esas personas que estuvieron ocultas muchas décadas o que, si acaso, se conocían por medio de los noticieros. En Los juegos de la guerra cada uno de los protagonistas acepta narrar ante la cámara la vida que llevaba antes de ingresar a la guerrilla, cuando ni siquiera sabían lo que eso era, y cómo lo enfrentaron y sobrellevaron. Hoy por hoy, cuando ya son mayores de edad, miran en retrospectiva esa época y, desde el presente, buscan encontrar un lugar en la sociedad.
Tríptico audiovisual Los juegos de la guerra es la voz de los que nunca fueron escuchados y representa una memoria histórica para no olvidar y visibilizar que, cuando estos niños crecen y se vuelven adultos cargan un trauma enorme, pero que con el Acuerdo de Paz, algunos, encuentran una salida en el arte, la literatura, la música, el campo, la protección del medio ambiente, la política, tal vez para avanzar y lograr la redención. “El legado aquí, más que un documental, un cuento, un libro, es la enseñanza de la transformación y lo valioso que es para los seres humanos la libertad”, comenta Luz Marina Giraldo, quien después de estar presa cerca de 17 años, hoy es protagonista de Las siete puertas, donde describe los horrores que viven los niños en la guerra, el reclutamiento prematuro de los infantes que, al no tener destino, son llevados al frente del combate. Quien fuera conocida como alias Yesenia, recuerda, entre otras cosas, que siendo niña su muñeca más preciada fue quemada y que a los seis años presenció el crimen de su padre por parte de los paramilitares. Eso la llevó al conflicto y desde entonces aprendió a afrontar los miedos de la selva y de la guerra. Después de salir de la cárcel se redime buscando la paz y soñando con ver en una vitrina el libro que escribe con los detalles de su vida.