‘EL CIEGO DE ORO’, LA HISTORIA DE LA FIGURA RADIAL LIBARDO GONZALEZ ESCOBAR…

@canalcapital

Los miércoles 22 y 29 de julio, Capital estrena en su pantalla la serie que resalta la vida de una de las más grandes figuras de la radio colombiana: Libardo González, ‘El ciego de oro’, con una producción que cuenta con audio descripción que permite que la población con discapacidad visual también pueda disfrutarla. Esta es la historia detrás de la historia.

Hace muchos años y mientras trabajaba en las oficinas de la DIAN en la carrera 7 con calle 6 en Bogotá, el director Luis Alberto Garavito se cruzó varias veces con el locutor Libardo González Escobar, mejor conocido como El ciego de oro, un hombre carismático que se convirtió en un importante mito de la radio en Colombia.

“Gracias a la afición de mi padre por la radio, desde niño supe quién era este hombre que desde la década de los 40 había empezado una prodigiosa carrera en la radio, en una época en que las personas invidentes eran o vendedores de lotería o limosneros. Cuando lo conocí me impactó verlo caminar con total seguridad y soltura en pleno centro de la capital colombiana”, cuenta hoy Luis Alberto.

Aunque lo admiraba nunca se le acercó, sin embargo, hoy el director estrena en la pantalla de Capital El ciego de oro, una miniserie de cuatro capítulos de media hora en los que hace un homenaje biográfico a esta figura de la radio que nació en 1929 en Concordia (Antioquia), en el hogar conformado por Liborio e Isabel y sus cuatro hijos. Todos en la familia eran ciegos.

El padre, efectivamente vendedor de lotería, le transmitió a su hijo el gusto por la radio pero sobre todo la convicción de que la falta de visión no era una limitante para alcanzar sus sueños, lo que Libardo González Escobar pudo comprobar con los años, cuando se convirtió no solo en conductor de reconocidos espacios como Recordando el ayerArgentina cantaMañanitas colombianas y Cantar campesino, sino también en uno de los más grandes coleccionistas de música colombiana y de tango en el país.

“Sin embargo, en la miniserie no solo destacamos de Libardo su desempeño frente a los micrófonos y su pasión por la música, sino también al hombre de familia, al que conformó un sólido hogar en el que crecieron sus hijos, uno de ellos, Fernando, incluso lo acompañó en su paso por emisoras como Radio Cordillera, Santafé, Melodía, Emisora Mariana y Radio Súper, entre muchas otras”.

Algo que llama la atención de la miniserie, que se verá en Capital los miércoles 22 y 29 de julio, a las 9:00 de la noche, dos capítulos en cada fecha, y que se constituye en uno de los valores de producción, es que los actores en realidad pertenecen a población con discapacidad visual, que llegaron al trabajo adelantado por la productora Dieciseis 9 Films, a través del Instituto Nacional para Ciegos – INCI.

“Los personajes estaban escritos para ser interpretados por cualquier actor, pero nos parecía que si esta producción ganadora del Estímulo de MinTic era para la generación de producciones destinadas a población con discapacidad visual, había que buscar la manera de que sus protagonistas también hicieran parte de ella. Lo soñamos y lo logramos”, explica el director Luis Alberto Garavito. 

De esta manera y a través del INSI se hizo un casting en el que fueron seleccionados nueve personas que posteriormente recibieron preparación actoral del maestro Fabio Velasco, del Teatro La Candelaria.

El grupo de actores invidentes lo encabezan Jhonatan Rosero, quien interpreta al locutor en su época adulta y Camilo Andrés Garnica y el niño José Bandera, quienes le dieron vida en su juventud y niñez. Aunque también hay que destacar a los actores que representan a su familia paterna: Raúl MoraMaría Patricia Cárdenas y la actriz infantil Danna Sofía Gil. A ellos los acompañan tres actores más con personajes secundarios.

El rodaje duró 14 días y se realizó en locaciones de Bogotá y en una casa quinta en la cabecera municipal de Usme, donde la topografía guarda similitud con paisajes antioqueños de comienzos del siglo pasado. La producción en general reunió a un equipo de algo más de 30 personas entre técnicos y actores.

Aunque la miniserie precisaba un trabajo de recopilación biográfica, sin duda también requería de una sensibilización sobre la realidad de la población con discapacidad visual, por lo que el director Luis Alberto Garavito, destaca la ayuda recibida de Luisa Moreno,  bibliotecóloga del Instituto Nacional para Ciegos.

“Luisa y fue completamente incondicional al abrirnos las puertas de su hogar en Suba para permitirnos entender el día a día de una persona con esta condición. ¡Que estrellada la que nos dimos con respecto a los imaginarios! desde cosas tan simples como que su hogar tiene cuadros colgados en las paredes y un orden y colorido como en cualquier otro… hasta aspectos más complejos como entender el concepto de movilidad de las personas ciegas con ayudas de sus lazarillos, el de ella es un hermoso perro labrador”.

Ya en rodaje el director explica que se tuvieron cuidados adicionales frente a los que se tienen en cualquier otra locación por el tema de cables, luces y equipos.

“Al final podemos decir que se logró lo que pretendíamos con El ciego de oro: resaltar la vida personal y profesional de un gran hombre de la radio como lo fue Libardo González Escobar, pero también rendir un homenaje a la población con discapacidad visual. Hoy, puedo decir que cuando veo a una persona ciega en la calle no la percibo como alguien que deba recibir un trato diferente, aunque sí estar dispuesto a, si lo requieren, ayudarlos a cruzar una calle o tomar un transporte. Son personas completamente funcionales y capaces”.

Visitas:194