“EL AMPARO” EN CINES EL 28 DE NOVIEMBRE

0
447
Pinilla y Chumba, dos pescadores de El Amparo, un pueblo a orillas del río Arauca – en la frontera con Colombia, son llamados para un trabajo junto a otros 14 hombres, pero son atacados y solo ellos dos sobreviven, por lo que son acusados de guerrilleros ante el ejército, pero al ir a buscarlos son defendidos por los pobladores que creen en su inocencia.

La frontera entre Venezuela y Colombia ha sido testigo y escenario de millones de historias desgarradoramente trágicas desde hace años, prueba de esto es la masacre de los pescadores ocurrida el 29 de octubre de 1988 en un pueblo amazónico de Venezuela que inspira la creación de la obra de teatro y posterior película, El Amparo, del director Rober Calzadilla, la guionista Karin Valecillos y las productoras Caja Negra, Películas Prescindibles y Tumbarrancho Films.

A dicha masacre sobrevivieron únicamente 2 de 16 hombres que se embarcaron con la intención de llevar a cabo una jornada de pesca y es precisamente a través de la voz de Chumba y de Pinilla, quienes son acusados de guerrilleros colombianos, que se comparte esta historia llena de injusticia e impunidad al mundo, en donde es importante resaltar que incluso ahora, 30 años después, no se ha efectuado una sanción a los responsables de la masacre ni se ha reparado en ninguno de los 6 gobiernos posteriores a las víctimas y familiares habitantes de El Amparo a pesar de las exigencias persistentes de estos dos hombres.

Con esta historia Calzadilla debuta en el formato de largometraje y el mundo lo ha recibido con las puertas abiertas y numerosos reconocimientos, muchos de ellos en la categoría de “Mejor Película”.

DIRECTOR Rober Calzadilla

Años después de vivir como espectador la masacre de El Amparo a través de las noticias difundidas por la televisión venezolana, trabajé como camarógrafo en una ONG de Derechos Humanos, allí hice una entrevista para un reportaje publicado en 2008 a Chumba y Pinilla, los dos sobrevivientes del mencionado acontecimiento, al conocerlos me conecte inmediatamente con sus historias, motivado por ese encuentro, converse con mi amiga, la dramaturga Karin Valecillos y a partir de ese momento surgió la idea de hacer “29.10.88”, obra de teatro en la que actúe. Al estrenarla nos dimos cuenta que teníamos una película por hacer: el argumento tenía sentido, había algo importante que contar.

Entonces comenzó el experimento, y lo que al comienzo supuso una adaptación, fue tomando cuerpo, sonido e imagen y exigiendo su propia autonomía como historia.

DEJA UNA RESPUESTA